Archivo

Haz tus propias sales de baño caseras – Emedemujer VE

Aromáticas, relajantes y muy fáciles de hacer. Las sales de baño son infaltables para hacer de un baño de espuma toda una experiencia de spa

Los minerales y esencias no solo tienen un potente efecto relajante, también desintoxican y nutren la piel

Las claves de un rasurado perfecto

Después de un largo día, nada como llegar a casa y tomar un refrescante baño de espuma. Además de las velas aromáticas y el fondo musical, las sales de baño son uno de los elementos que más beneficios aportan. La combinación de éstas con el agua y, quizás, con alguna loción hidratante harán que luzcas radiante y, mejor aún, que te sientas como si estuvieras llegando de un spa cinco estrellas.

Diviértete haciendo tus propias mezclas de sales de baño. A continuación, te damos la receta básica:

  • Efervescencia. El primer componente que necesitas son las sales en sí, específicamente el sulfato de magnesio -conocido como sal de Epson-. Para darle textura, utiliza sal marina y unas cucharaditas de bicarbonato de sodio.
  • Fragancia. Deja que tus sentidos te guíen al elegir entre los aceites esenciales. Las opciones incluyen los frescos aromas cítricos, el de rosas, lavanda, eucalipto, jazmín o mirto.
  • Textura. Otro de los componentes de las sales de baño caseras son las flores u hojas secas que quieras añadirle. Si bien los pétalos de rosas y los de las violetas son los más comunes, las especias secas también aportan sus principios activos. La menta y el romero son dos ejemplos.
  • Colores. Las tinturas naturales le darán el toque final.
  • Proporciones. En un recipiente mezcla una taza de cada tipo de sal, una cucharada de aceite, el bicarbonato y, por último las flores. Si vas a colorearlas, divide las sales y solo agrega el colorante a una de las mitades. Así quedarán como las que venden en las tiendas.

¡Listas tus sales de baño! Ahora podrás disfrutar de un rico baño termal en la comodidad de tu casa.

Imagen: Archivo Eme

Origen: Haz tus propias sales de baño caseras – Emedemujer VE

Elimina el mal olor de las cañerías – Emedemujer USA

Sin importar lo limpio que esté tu baño o cocina el mal olor de las cañerías siempre saldrá a la superficie

Sin importar lo limpio que esté tu baño  o cocina el mal olor de las cañerías siempre saldrá a la superficie

Estos malos olores ocurren por varios factores entre ellos al arrojar basura orgánica, también los detergentes y el jabón lo ocasionan debido que se adhieren en las paredes de las tuberías como grasa, y al degradarse aparece el mal olor.

La forma de las tuberías crea rebosaderos de agua, lo que favorece a largo plazo el desarrollo de bacterias y moho. Otros de los factores que ocasionan mal olor pueden ser por culpa del sifón, debido al no ser utilizado con mucha frecuencia.

Uno de los casos más frecuentes es ocasionado por el mal sellado de las tuberías, lo que permite que los gases de las cloacas entren en el hogar.

Así que si quieres eliminar esos malos olores ocasionados por las cañerías te presentamos dos remedios caseros bastantes efectivos y sencillos de emplear. ¡Toma nota!

Elimina el mal olor de las cañerías

REMEDIO CASERO #1

  • Necesitas: un vaso de vinagre blanco (200 ml), un vaso de agua (200 ml) y 5 cucharadas de bicarbonato de sodio (50 g).
  • Para hacer este limpiador casero tiene que tomar una olla y llenarla con el vaso de agua y el vinagre y dejar hervir.
  • Vierte en el interior de la cañería el bicarbonato de sodio. Cuando la anterior preparación esté hirviendo añade con cuidado el líquido en el interior de la tubería.
  • La combinación de estos tres ingredientes tendrá una reacción efervescente, lo que permitirá deshacerse de toda la grasa adherida en las paredes de la tubería, además la limpiará completamente.
  • Por último, tendrás que sellar la cañería con un tapón por lo menos por una hora, evita verter agua durante ese tiempo.

REMEDIO CASERO #2

  • Para hacer este limpiador natural necesitarás: una pastilla de levadura de panadero fresca y un vaso de agua (200 ml)
  • En una olla vierte el agua y déjala hervir, cuando esté en ebullición añade la levadura de panadero y mezcla hasta que se disuelva.
  • Luego vierte el contenido dentro de la cañería y tápala durante toda la noche, sin que se moje con el agua.

Origen: Elimina el mal olor de las cañerías – Emedemujer USA

Haz tu propio desodorante natural – EME de Mujer

Los desodorantes tienen químicos que pueden dañar tu piel

Relacionada: Cómo hacer champú casero

Algunos optan por los productos naturales, para mejorar su salud, por contribuir con el medio ambiente o sencillamente porque prefieren no usar químicos en los productos cosméticos. En cualquiera de los casos siempre hay alternativas para dejar de lado los productos industriales y optar por cosméticos naturales.

Existen estudios que han demostrado que la mayoría de los desodorantes tienen entre sus componentes el clorhidrato de aluminio (llamado como “sales de aluminio”), lo que contribuye a tapar los poros y evitar la sudoración de las axilas, en sí, una de las funciones del desodorante. El problema está en que esta función regula la temperatura corporal y al no hacerla adecuadamente trae consecuencias al organismo.

Si eres de las que decide optar por lo natural hoy te mostramos cómo hacer un desodorante natural:

Para esta primera opción precisarás los siguientes ingredientes:

• 1/3 taza de almidón de maíz
• 1/3 taza de bicarbonato de sodio
• 10 gotas de aceite esencial de lavanda, eucalipto o árbol de té, todos antibacterianos
• 10 gotas de aceite esencial de menta o madera de sándalo, antimicóticos (para las mujeres, en el caso de los hombres, mejor que sean 20)
• 3 cucharadas de aceite de coco
• 2 cucharadas de aceite de vitamina E (opcional)

Mezcla todos los ingredientes en un recipiente hasta formar una pasta espesa. Colócalo en un envase vacío de desodorante en barra o similar y aplícalo a diario. Ten cuidado porque mucha cantidad no será muy cómodo.

Esta segunda opción, se trata de una receta de naranjas, muy simple de hacer:

• cáscara de 3 limones
• cáscara de 3 naranjas
• 1 litro de agua
• 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
• 1 taza de sal marina

Ralla las cáscaras de las frutas y ponlas a hervir con agua. Cuela la preparación y deja enfriar. Añade la sal marina y el bicarbonato de sodio. Mezcla bien y pásalo a otro recipiente. Puedes usarlo para las axilas y para otras partes del cuerpo o hasta como baño relajante.

Por último tiene dos fórmulas, la estándar y la especial para pieles sensibles.

Para la primera se necesita:
• ¼ taza de bicarbonato de sodio
• ¼ taza de almidón de maíz
• 10 gotas de aceite de árbol de té
• 3 cucharadas de aceite de coco

Para la segunda:

• 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
• 6 cucharadas de almidón de maíz
• 10 gotas de aceite de árbol de té
• 3 cucharadas de aceite de coco

Como opcional para ambas puedes utilizar aceites esenciales según tus gustos y si quieres humectar más la piel, usa vitamina E o aceite de almendras.

Mezcla el bicarbonato con el almidón y el aceite de árbol de té, todo en una taza o recipiente. Añade el aceite de coco y revuelve hasta que se forme una pasta. Este es el momento también de incorporar el aceite de almendras o la vitamina E. Aquí también puedes verter los aceites esenciales con fragancia, como por ejemplo lavanda, eucalipto, sándalo o rosa. Sólo algunas gotas porque perfuman bastante.

Coloca la preparación en un recipiente de desodorante en barra. Al principio quedará un poco suave y cremoso, pero con el paso de los días, se endurecerá y quedará igual al que compras.

Por Carina Angulo

Relacionada: Ingredientes tóxicos en la cosmética

Imagen: datolimpio.cl

Origen: Haz tu propio desodorante natural – EME de Mujer

Como limpiar una bañera


Las bañeras, son un complemento de belleza y lujo en cualquier baño. Para poder lucirlas y disfrutarlas en plenitud, es fundamental conservarla limpia y brillante en toda ocasión. Los residuos de jabón y el desgaste por su uso continuo, afectan la higiene y el aspecto de la bañera. Pero no desesperen, el mantenimiento de la bañera no presenta grandes complejidades. Aquí les presentamos varios trucos para que su superficie se vea impoluta.

LAVAR LA BAÑERAS DE CASA

Para mantener la bañera limpia y prevenir la aparición de manchas oscuras o amarillentas sobre su superficie, primero debemos lavarla una o dos veces por semana.

El primer paso es retirar de recovecos, restos de pelo, jabón o arenilla acumulados tras los baños. Utiliza limpiadores líquidos o en crema, especialmente indicados para no estropear el esmalte. Dejaremos actuar por unos minutos, el producto se retira frotando con ayuda de una esponja o paño suave, siempre cuidando no rayar la superficie. Finalizado el proceso de limpieza, enjuaga con abundante agua para que no quede resto del producto, podría dañar el material o dejar marcas sobre el mismo.

Hay veces en que la limpieza cotidiana no es suficiente. Con el tiempo, el agua y el jabón, dejan manchas desagradables en las paredes de la bañera, sobre todo si es de un color claro. Y una vez más recurriremos al vinagre, muy efectivo para quitar los residuos adheridos. Para limpiar y dar brillo a nuestras rejillas y grifos, un producto excelente y al alcance de la mano en cualquier hogar, el bicarbonato.

LIMPIAR Y BRILLAR BAÑERAS DE DIFERENTE MATERIAL.

Cada material, presenta sus particularidades, y por tanto también requiere de productos específicos.

El mármol y la porcelana se limpian en profundidad con una mezcla muy fácil de preparar. En medio litro de agua caliente integra media taza de vinagre, una taza de amoníaco y un cuarto de taza de bicarbonato. Frota las superficies con una esponja empapada en esta solución y enjuaga muy bien con agua. Las manchas más rebeldes se eliminan con una preparación de trementina y alcohol blanco, aclarada luego con agua caliente.

Para las bañeras de losa y cerámica, pasa un trapo con aceite de limón y seca con un paño limpio. Este método es útil para retirar manchas leves. Si éstas persisten o son muy oscuras, recurre a rociar bicarbonato sobre ellas y frotar enérgicamente con un paño seco. Procura retirar la posible suciedad anclada en las grietas.

Por su parte las bañeras de acrílico (material de las bañeras con hidromasaje) deben limpiarse con detergentes no abrasivos, para que no desaparezca el brillo. Se comercializan productos químicos especiales para este material, al igual que para las bañeras de fibra de vidrio.

TRUCO A

Para sacarle brillo a la bañera. Prepara una solución con un vaso de vinagre y dos cucharadas de sal, deberá reposar toda la noche. A continuación limpiaremos la bañera con ella.

TRUCO B

Para blanquear la bañera. Frota con una solución de agua, sal y trementina, de venta en droguerías.
Cuando las manchas de óxido sean muy pronunciadas deberá usar una mezcla compuesta por bórax y zumo de limón, frotando con fuerza.

Limpieza de Azulejos Baño y Cocina

La limpieza de azulejos es una de las tareas más tediosas del hogar, pero que debe realizarse con cierta frecuencia para mantener las estancias alicatadas en perfectas condiciones y garantizar la higiene del hogar. Existen productos específicos para mantener las baldosas limpias, pero queremos ofrecerte algunos trucos para limpiar azulejos y hacerte la tarea más fácil.

PRIMERO:
El primer truco que podemos recomendaros para limpiar azulejos consistirá en usar un cepillo de dientes viejo para poder alcanzar todos los rincones y eliminar la suciedad por completo, que se acumula por ejemplo en las juntas. Además, podrás usar una esponja o bayeta para la superficie de las baldosas que deberás ir enjuagando a medida que limpies.

SEGUNDO
El baño es uno de los lugares en los que normalmente se instalan azulejos y resulta indispensable mantenerlos limpios y garantizar una higiene total. Un buen remedio casero para eliminar las marcas de agua de los azulejos -tan propias de esta estancia- será limpiando con vinagre. Puedes optar por el vinagre blanco que se vende específicamente como producto de limpieza, aunque si no lo tienes a mano, también te resultará útil el vinagre de vino que usas en la cocina.

TERCERO:
Otro buen producto para limpiar azulejos es el amoniaco, especialmente para las baldosas de la cocina que suelen acumular restos de grasa. Deberás prestar mucha atención al limpiar con este producto, ya que es corrosivo y podría irritarte los ojos y la piel. Te recomendamos diluirlo en agua, así como el uso de guantes y ventilar bien la habitación cuyos azulejos vas a limpiar con amoniaco.

CUARTO:
Para sacar brillo a los azulejos, puedes usar líquido limpiacristales y un trapo limpio y seco. Una vez que tengas las baldosas limpias, pulverízalas con un spray limpiacristales y verás como quedan relucientes y con un aspecto diferente.

QUINTO:
Ni que parezca increíble el alcohol de quemar es una buena forma de limpiar azulejos: usa alcohol de quemar y un trapo de algodón que no deje pelusa. Quedan con un brillo increíble. También puedes mezclar alcohol de quemar y amoníaco en partes iguales, añadirle un chorro de detergente concentrado, incorporarle 1/2 litro de agua y frotar los azulejos con un trapo o papel de periódico. Una forma rápida de limpiar los azulejos del baño es pasarles un trapo empapado en alcohol, enseguida de tomar un baño, cuando todavía tienen vapor impregnado, ya que ablanda la suciedad.

SEXTO:

Un buen truco para limpiar los azulejos es el vapor de agua: Una manera rápida y económica para limpiar los azulejos de la cocina, es poner una olla a presión llena de agua al fuego. Cerrar ventanas y puertas. El vapor que desprenderá la olla, humedecerá los azulejos y reblandecerá la grasa que hay en ellos. Luego les pasas un paño seco, y listo.

SEPTIMO:

Agua y ácido nítrico: Si los azulejos tienen manchas de portland, debido a que no hace mucho que están colocados, puedes quitarlas preparando la siguiente mezcla. Ésta consiste en mezclar 1/2 litro de agua fría con 25 gramos de ácido nítrico. Para aplicarlo tienes que ponerte guantes para no dañar tus manos. Moja un pincel en la mezcla y con mucho cuidado pásalo por encima de la mancha, sin manchar el resto del azulejo para no dañarlo. ¡Verás como desaparecen las manchas!