Archivo

Elimina las bacterias que esconde tu esponja – Emedemujer USA

El objetivo de la esponja es retirar los restos de alimentos de los cubiertos, sin embargo este objeto por muy limpio que se vea esconde bacterias

El principal objetivo de las esponjas es retirar los restos de alimentos de los cubiertos, sin embargo este objeto por muy limpio que se vea esconde miles de bacterias

Las esponjas se convierten en un hogar ideal para los gérmenes, debido que la combinación entre los restos de comidas y la humedad crean un ambiente favorable para la reproducción de bacterias, sobre todo si siempre se mantienen mojadas entre usos.

Las bacterias como E.coli, Staphylococcus aureus y Salmonella son capaces de sobrevivir en dicho ambiente durante horas e incluso días. Por ese motivo es de vital importancia desinfectarlas frecuentemente para evitar enfermedades.

“El objeto más sucio que puede haber en una casa es una esponjilla para lavar platos, incluso más que una tapa de inodoro o un cubo de basura”, advirtió el Dr. Philip Tierno, profesor clínico de Microbiología y Patología en la Universidad de Nueva York.

¿Cómo limpiar y desinfectar las esponjas?

Una investigación realizada por el Servicio de Investigaciones Agrícolas estadounidense (ARS, por sus siglas en inglés) demostró que el método más efectivo para eliminar los patógenos que se acumulan en las esponjas es calentarlas en el microondas, ya que llega a acabar con el 99,9% de los microoganismos.

Para ello se tiene que aclara la esponja con agua limpia y ponerla a calentar en el microondas durante dos minutos a temperatura máxima.

esponjas

Otra manera efectiva para desinfectar la esponja es lavarla con agua y cloro, para ello necesitarás:

  • Cloro
  • Un envase grande
  • Un tazón
  • Una taza medidora
  • Un embudo
  • Guantes
  • Esponja

Llena el envase grande con nueve partes de agua y una parte de cloro. Coloca la esponja en el tazón y agrega el líquido hasta cubrirla, esto matará de forma instantánea los gérmenes. Después deberás lavarla con agua y dejarla secar.

Es importante dejar secar la esponja cada vez que se utilice, de esta manera evitarás que se acumulen bacterias en ella.

Origen: Elimina las bacterias que esconde tu esponja – Emedemujer USA

Cómo limpiar ollas de barro

1447249

Cocinar en una olla de barro es uno de los métodos más tradicionales de cocina. Antiguamente, era la manera más habitual de cocinar, pero hoy en día muy pocos son los que se atreven a usar ollas de barro por falta de tiempo, ya que los guisos se cocinan más lentamente o por la dificultad que supone limpiar estas piezas. Sin embargo, los cocineros más renombrados aseguran que la comida no sabe igual si ha sido cocinada en una olla exprés o guisada en una olla de barro. Si te atreves a usar una olla de estas características, en este artículo aprenderás a limpiar ollas de barro con más facilidad.

Las ollas de barro pueden durar años si su mantenimiento es el correcto. Después de su uso, debes limpiarlas siempre con una esponja suave o una esponjilla de nailon, y con un jabón neutro, por el ejemplo, con el que lavas el resto de la vajilla.

Si la cacerola de barro tiene restos de comida adheridos al fondo o en los laterales, deberás enjuagar la olla con agua bien caliente para que todos los restos de comida se reblandezcan. Deja que el agua caliente se enfríe antes de fregar la olla. Y después, utiliza una esponja suave para eliminar esos restos.

Si con los pasos anteriores no hemos conseguido recuperar la olla de barro porque la comida se ha quedado demasiado tiempo pegada en el fondo o en los laterales, entonces conviene llenarla de agua y detergente, y calentarla a fuego lento. El siguiente paso es dejar que el agua hierva durante unos minutos antes de retirarla del fuego. Por último, retira con una esponja suave o esponjilla de nailon los restos de comida.

Si los restos siguen muy adheridos, entonces conviene mezclar una parte de lejía con agua y hacerla hervir durante unos minutos. Ten cuidado de no respirar el vapor que desprende esta mezcla. Una vez haya hervido la mezcla, entonces volveremos a lavar con cuidado la olla. No tengas la tentación de usar un estropajo agresivo, pues entonces solo conseguirás rayar la olla y no la podrás volver a utilizar.

Limpieza de las aceiteras

aceiteras-rellenables2--644x560

Pasos a seguir

1-   Cuando hagas café, guarda los posos dentro de un recipiente limpio en lugar de tirarlos a la basura.

2-   Una vez que hayas recopilado alrededor de medio vasito de posos de café, retira el aceite de tu aceitera y colócalo dentro de un bote mientras limpias este utensilio de cocina.

3-   Para dejarlo como los chorros del oro, calienta medio vaso de agua.

4-   Cuando esté calentita, mézclala con los pasos del café e introduce el compuesto dentro de la aceitera.

5-   Agita muy bien el recipiente para que el café llegue a todos los rincones e impregne la aceitera en su totalidad.

6-   Deja que repose durante unos 30 minutos.

7-   Pasado ese tiempo, vacía la aceitera y límpiala de nuevo utilizando agua caliente y el jabón para lavavajillas que uses de forma habitual.

8-   Finalmente, aclara el objeto con abundante agua fría y deja que se seque.

9-   Verás como, cuando la aceitera esté totalmente seca, ha perdido todas las manchas de grasa que tenía unas horas antes y ha dejado de estar sucia y pringosa.

10- Pon en práctica este truco de hogar casero siempre que desees limpiar tu aceitera de un modo sencillo y natural que acabe con las manchas de grasa.

Limpieza y quitar humedad en los saleros

7_23_Saleros_Pimenteros

Por lo general, la sal dentro del salero suele humedecerse, y cuando esto ocurre, o sale una bola de sal casi mojada o no sale. Es muy molesto que nos pase esto, por eso, a continuación, 3 formas de quitar la humedad del salero.

HUMEDAD :

GRANOS DE ARROZ: El arroz absorbe la humedad. Puedes darte cuenta de esto cuando hierves una olla con arroz. Este se hincha cuando absorbe el agua. Por esta razón, agregar un puñado de arroz al salero, hace que los granos de sal le “pasen” la humedad a los granos de arroz.

GRANOS DE CAFÉ: Al igual que los granos de arroz, los granos de café quitan la humedad de lo que los rodea. Pon varios granos de café dentro del salero y verás cómo le sacan la humedad a la sal.

NEVERA o HELADERA: El método más simple de quitarle la humedad al salero, es poniéndolo en la heladera, ya que éstas, se encrgan de quitar la humedad de los alimentos, y en este caso, de la sal.

LIMPIEZA :

Para ellos simplemente debemos lavarlos con agua caliente con un chorrito de vinagre, aclararlo bien y dejarlo secar.

Recuerda que es fundamental que el salero este perfectamente seco antes de incorporar la sal dentro.

Si quieres acelerar el proceso de secado del salero, puedes ayudarte con un secador de pelo.